PARA LOS MÁS PEQUEÑOS SOLO LO MEJOR

4-6 MESES

7-12 MESES

Cereales: 4-6 meses

Las papillas de cereales les aportan hidratos de carbono de fácil asimilación, proteínas y vitaminas para completar su dieta. Lo mejor es comenzar con los cereales sin gluten, como el arroz o el maíz.

Verduras: 4-6 meses

Son fuente de vitaminas, fibra y minerales. Se recomienda empezar por los más suaves, como la zanahoria, el puerro o el calabacín, para preparar deliciosos purés acompañados con patatas y aliñados con un chorrito de aceite de oliva. No añadas sal, no es aconsejable, al menos durante el primer año.

Frutas: 4-6 meses

Son fuente de fibra y vitaminas. ¿Conoces el trío estrella para introducir en la dieta de los más pequeños? Manzana, pera y plátano. No se recomienda añadir azúcar a la fruta, ¡ya lleva!

Carnes: 6-12 meses

La introduciremos poco a poco en los purés de verduras, bien trituradita para que la trague y digiera sin problemas. Puedes empezar con carnes suaves y de fácil digestión (pollo, pavo), para después introducirle carnes rojas como la ternera, rica en hierro.

Pescado: 7-12 meses

Rico en proteínas y bajo en grasas, es un alimento excelente que introduciremos en su dieta, empezando, con pescados blancos como el lenguado o la merluza. Con los mariscos seremos muy cuidadosos, mejor esperar a que sea más mayor.

Legumbres: 7-12 meses

Se aconseja introducirlas alrededor del mes 8, acompañando también a los purés de verduras. Las lentejas, garbanzos y judías verdes son las mejores alternativas.

Huevos: 7-12 meses

Son muy ricos en proteínas de alto valor biológico pero conllevan un cierto riesgo de alergia. Así que lo introduciremos progresivamente: un poco de yema cocida en el puré hasta llegar gradualmente a la yema completa y continuaremos con la clara. El huevo suele introducirse a los 9 meses.

Leche: 7-12 meses

La leche de vaca se recomienda a partir del año de edad, en pequeñas cantidades dentro de una dieta diversificada y siempre sin sustituir el aporte lácteo diario.